jueves, 14 de septiembre de 2017

PERSONAS Y PERSONAJES DE ELDA



El próximo jueves día 21 de septiembre comienza un ciclo de conferencias sobre las Personas y Personajes de Elda organizado por la Sede Universitaria de Elda UA

Se trata de un curso con reconocimiento académico de 2 créditos, pero abierto de forma gratuita a la ciudadanía que esté interesada. Consistirá en una serie de charlas sobre distintas figuras de nuestra historia, a cargo de prestigiosos especialistas, que nos hablarán de los personajes, pero también del contexto histórico en que vivieron.
Las conferencias tendrán lugar todos los jueves, a las 20'00 horas en el salón de actos de la Casa de Viuda de Rosas (Calle Nueva, 8). La entrad será libre, limitada al aforo del local.




viernes, 12 de mayo de 2017

EL MONASTIL Y EL PANTANO




Durante esta semana los alumnos y alumnas del Ciclo de Turismo y de 1º de ESO han realizado la ruta de La Llave de Elda, La Historia en su medio ambiente: El Monastil y el Pantano.

jueves, 11 de mayo de 2017

ELDA, DE LA ARTESANÍA A LA INDUSTRIA




El pasado viernes 5 de mayo, los alumnos y alumnas de 1º de Bachillerato realizaron la ruta de La Llave de Elda, Artesanía e industria en la Elda contemporánea. Gabriel Segura dio a conocer el Casino Eldense, su pasado y su presente.

martes, 28 de marzo de 2017

GUERRA CIVIL Y MEMORIA HISTÓRICA EN ALICANTE

http://www.ceice.gva.es/web/archivo-historico-provincial-alicante/exposiciones

La semana pasada el IES Monastil ha realizado una visita al Archivo Histórico Provincial de Alicante, que se inscribe en la nueva ruta sobre la guerra civil española, en la que han participado los alumnos y alumnas de 2º de Bachillerato.


lunes, 27 de marzo de 2017

LA GUERRA CIVIL EN ALICANTE (III)

La arenga cayó como puñales en nuestros oídos, transformando nuestros rostros en tétricos espejos de tristeza y desolación. Empezaron a oírse tiros. Algunos se suicidaban antes que entregarse a los fascistas.
Aquellas experiencias aumentaron el pánico y la indecisión general. Por momentos, la confusión se extendía en el ambiente, apoyada por las interjecciones que constantemente  "vomitaban" los altavoces. Al final, tras un tiempo que pareció interminable, algunos grupos, desarmados y como autómatas, comenzaron a moverse hacia la salida. El resto salimos poco después en masa, ¡cuánta miseria, desesperación y resignación juntas por culpa del destino!
Comenzamos a desfilar entre los vencedores, que habían formado compactas filas de soldados a ambos lados. Insensibles a nuestro final, caminábamos desengañados y como piltrafas. A nuestro paso, la gente se agolpaba en las aceras. Para más de uno, aquel espectáculo fue demasiado impresionante. A muchos espectadores les caían las lágrimas por las mejillas. La guerra había terminado, ahora comenzaba el tiempo de las represalias y la caza de los "criminales", ¡qué humanidad tan inhumana!
A empujones, formamos columnas de tragedia humana. Nos dirigieron como borregos a diferentes prisiones o concentraciones. Algunos fueron a parar al campo de Almendros y otros, como yo, a la plaza de toros. 

Paurides González Vidal, Vida y hechos de Paurides González Vidal, Quinta Impresión S.L., Alicante, 2004, páginas 155 y 156.

lunes, 20 de marzo de 2017

LA GUERRA CIVIL EN ALICANTE (II)

https://www.youtube.com/watch?v=Avvrgrqh1IA
Mientras las miradas se dirigían continuamente al horizonte, los más serenos se daban cuenta que las cuentas no acababan de salir. Éramos muchos y necesitábamos más de un barco. En previsión de cualquier eventualidad, la entrada a la dársena se cerró con una doble hilera de ametralladoras apuntando al ejército que, en cualquier momento, iba a llegar por nosotros. El día y la noche pasaron sin sombra de barcos. Conforme avanzaban las horas, la incertidumbre y el nerviosismo fueron en aumento.
Finalmente, la situación se volvió insoportable. A la frustración y la impotencia por la falta de alternativas, se les unió la rabia de quien se siente miserablemente engañado y brutalmente abandonado. Esta depresión colectiva no tardó en manifestarse: se oyeron disparos, ¡comenzaban los suicidios! Era la desesperación ante una tragedia apocalíptica.
En la cercanía comenzó a oírse el ruido de motores, acompañado del griterío de la gente. Mientras el ruido y el barullo iban en aumento, todos en la dársena asumimos que eran tropas franquistas. Cuando las columnas de tropas llegaron al puerto descubrimos que no eran españolas, sino italianas. La primera reacción de algunos de los acorralados fue hacerles frente con las pistolas y ametralladoras. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de lo inútil de su resistencia. Las avanzadillas italianas del C.T.V., al mando de Gambara, habían cercado el puerto y al remover los vehículos que taponaban la dársena, nos taparon la única salida posible.
La imagen era trágica: ante sus amenazantes tanques y ametralladoras, se encontraba un desafortunada, anonadada y humillada masa humana. La pregunta estaba clara: ¿qué iba a pasar? Sabíamos que cualquier acción defensiva violenta acabaría con una descomunal matanza -según los estudios históricos, la cifra de republicanos que nos encontrábamos en aquel momento en el Puerto de ALICANTE rondaba las quince mil personas-. Un silencio de mal agüero invadió la zona, aunque al instante quedó interrumpido por la voz que salía de un potente altavoz:
- ¡Rojos, entregaos, no habrá barcos ni salida. Es inútil que resistáis, todo está bloqueado. Dejad las armas y salid en orden. Evitad disturbios y las consecuencias. No tenéis alternativa, rendíos y salid!

Paurides González Vidal, Vida y hechos de Paurides González Vidal, Quinta Impresión S.L., Alicante, 2004, págs. 154 y 155.